De el amor nacen muchas cosas, y créanlo o no según dice la leyenda, es el responsable de que cada 1 de Noviembre disfrutemos de un delicioso plato de fiambre en nuestras mesas.

Según cuenta la historia más popular, una señora deseaba celebrarle el cumpleaños a su esposo con un delicioso almuerzo, por lo que envió a su empleada al mercado por los ingredientes necesarios para el mismo. Por azares del destino camino al mercado la joven se encontró a su enamorado, perdiendo la noción del tiempo y olvidando el pedido de la señora. Al anunciar las campanas de la iglesia el mediodía, la enamorada volvió en si y se dirigió apresuradamente a comprar el encargo.
Leer nota de Guatemala completa …