Home >  Blog > 
 

Archivo para November 29th, 2005

Durante sus vacaciones en Barcelona, Estuardo, un joven de 25 años, se dirigió al mesero del restaurante, muy amablemente y con la sonrisa puesta de oreja a oreja: “Ala, disculpe, ¿me regala la cuenta? Sólo consumí una chela y unos poporopos?. Éste, con el ceño fruncido y los ojos bañados de indignación, le respondió: “Joder tío, no te disculpo, aquí no se regala nada?. Los demás clientes del bar giraron su mirada hacia la cara sonrojada del joven extranjero. “Perdone, no había cachado, qué clavo, se me fue la onda?, dijo Estuardo, amishado y con el tacuche bañado en sudor. “¿Eres de Latinoamérica??, preguntó el mesero. “Simón, de Guatemala?.

La belleza del lenguaje. Hablamos el mismo idioma y, sin embargo, no nos entendemos.

Eso mismo hace a los guatemaltecos más guatemaltecos. El idioma une. No es casaca. Y el idioma coloquial une más. Hasta saca carcajadas de quienes, estando lejos, empiezan a bajar libros para recordar las expresiones típicas de su país. Desde el señor que emigró a Estados Unidos buscando un mejor trabajo, hasta el patojo que se fue a estudiar, pasando por el güiro que se va de vacaciones a Disney, todos, por un momento, vuelven a estar en casa cuando escuchan un “¿qué manda?”.

Sí, qué chilero es esto del idioma, por más de que nos haga un chirmol en la cabeza. Para los guatemaltecos, no hay rubios sino canches, no se corre el rumor sino la bola y lo obligatorio tiene que ser a puro tubo. Las películas son licas y, en vez de más o menos, pueden estar dos que tres. Lo malo se dice que está gacho, los que andan mal de pisto no tienen ni un len y, cuando nos pegamos una buena siesta nos cuajamos. Siempre y cuando tengamos una buena chamarrita encima, claro.

Pero probablemente las palabras más llamativas sean las de la familia del sonido sh: el inteligente es bien sheca, el dolor de cabeza da en la shola, lo sucio está shuco, el que no tiene dientes es sholco y los metiches son unos shutes.

Así que ojo al Cristo, que cuando menos se lo espere, se encontrará con alguien pidiendo jalón y sabrá que es un guatemalteco.

Publicado por admin en Uncategorized


Cocaditas o “conserva de coco” en Esquipulas, quiebradientes (duros cuadritos de caramelo con mucha y deliciosa manía de oriente), tartaletas de frutas, caniítas de leche, mazapán, encanelados, bolitas de tamarindo, colochos de guayaba, chancletas, pepitoria…
Espumillas, africanas, polvorosas, chilacayote en dulce, nances…

¿Qué más?
Mejor sigan ustedes compatriotas porque a mí ya me dieron ganas de entrarle al postre aún sin haber almorzado.

¿Cuál es su dulce típico favorito? Si pueden, compártannos las recetas!!!

Publicado por alfa en Recetas de Comida típica de Guatemala