Home >  Blog > Los apodos en Guatemala
 

¿Por qué nos da por ponernos apodos en Guatemala? Desde jóvenes, la mayoría de hombres y una buena parte de patojas, comienzan a asignarse nombres graciosos u ofensivos a modo de apodo.

Algunos perdurarán por el resto de la vida de la víctima y otros se morirán poco a poco con el tiempo y el cambio de los círculos sociales. Lo que sí es cierto es que si todos ustedes comienzan a recordarse de los apodos que les pusieron, los que pusieron o los que decían, terminarán llorando… ya sea de risa, de cólera o de nostalgia.

    Los físicos: El Gordo, la Flaca, el Feo, el narizón, la piernuda, el choco, el mamado, la barbuda…
    Los ofensivos: El Coche, la tiesa, el lapicito, la hamburguesa…
    Los famosos: La Pikachu, el “Ronaldiño”, la Pinocha, el Johnnie Walker, Snoopy, el Teletubby…
    Los de animalitos: El chucho, la Taltuza, la yegua, la polla, el tepe, la perica, el micoleón, la cucaracha, el trucha, la mojarra, el choconoy…
    Los de la lotería: El Diablo, el borracho, el catrín, la calavera, el alacrán, la chalupa… ¡Lotería!
    Los extraños: El Cambray, el Napalm, la shuca…
    Los alimenticios: El huevo, el queso, la pizza, el pepino…

¿Te gustaba poner apodos?, ¿O sufriste con el tuyo?

Be Sociable, Share!
Publicado por alfa en Chistes de guatemala, Tradiciones de Guatemala
 
 

Comentá con Facebook: