A nuestro famoso ex-presidente Alfonso Portillo le llegó la hora… pero la hora de ser feliz!

Después de varios años de ser perseguido por la justicia, múltiples intentos de extradición, manifestaciones civiles solicitando justicia para quien dirigió un gobierno al que se le atribuye informalmente el robo de más de U$ 1,000 millones de las arcas nacionales… después de todo y rodeado de gran polémica, Alfonso Portillo regresó a Guatemala para “entregarse” en manos de la justicia.

Pero no pasó mucho tiempo y al acusado de estafar al Estado por Q120 millones, se le fijó una fianza de Q1 millón, por lo que ya puede disfrutar de total libertad al igual que muchos de sus compinches y otros corruptos, delincuentes y narcotraficantes.

Alfonso Portillo es, en definitiva, un personaje nefasto para Guatemala, pero más nefasto ha demostrado ser nuestro sistema de justicia y el Gobierno actual.

Como siempre, nos planteamos diversas interrogantes:
¿Por qué después de tanto tiempo regresa Portillo?, ¿Por qué vuelve al país hablando maravillas de Álvaro Colom?, ¿Por qué si se habría robado Q120 millones, se le fijó una fianza de apenas Q1 millón, cuando el riesgo de fuga es tan alto? y finalmente… ¿Se hará justicia con Alfonso Portillo?