Ojalá que el presupuesto del INGUAT se invirtiera en producir y difundir materiales autodiovisuales como este que México muestra al mundo para vender su versión de el “Mundo Maya”: