Al caminar por la calle, si otra persona se aproxima a nosotros, la reacción natural será de desconfianza: caminar más rápido, atravesarse la banqueta, no descuidar nuestras pertenencias (aunque sea por detrás, detectaremos al “intruso” con los ojos que por el proceso evolutivo hemos desarrollado en la espalda a fin de ver ladrones, encuestadore, vendedores de tarjetas de crédito, políticos y mareros [que vienen a ser lo mismo que la mayoría de los políticos]).

Pero todo esto tiene una razón…
La delincuencia común, el crimen organizado y los políticos (que participan de las 2 primeras) nos han marcado de forma casi irreversible.

Hoy en Prensa Libre se puede ver una nota que menciona la baja popularidad obtenida por el Presidente Colom en una encuesta desarrollada por la empresa Multivex-Sigma Dos Guatemala, S.A. Seguramente muchos criticarán y desconfiarán de los resultados por motivos ideológicos, yo desconfío por el tamaño de la muestra (300 entrevistados).

El estudio afirma que la confianza que los guatemaltecos tenemos en la mayoría de actores de la sociedad, está por los suelos, aquí tienen algunos ejemplos que brinda el informe:

  • 39% Presidente Álvaro Colom
  • 23% Ejército de Guatemala
  • 25% Policía Nacional Civil
  • 15% Corte Suprema de Justicia
  • 22% Empresas Privadas
  • 21% Bancos
  • 13% Sindicatos

¿Y ustedes qué opinan?, ¿Confiamos en nuestros compatriotas?, ¿Confiamos en nuestras instituciones?, ¿Somos desconfiados los guatemaltecos?