Como un homenaje al legendario Rey Quiché, la Música de Marimba inunda esta pieza con la emoción de cualquier guatemalteco que añora y ama el país de la Eterna Primavera.