Según Wikipedia, luego de que Esquipulas fuera sometida al dominio de los invasores españoles, en la zona se dio una buena cosecha de algodón que motivó el encargo de una imagen de Cristo crucificado para celebrar y aprovechando la prosperidad obtenida. La obra se solicitó al escultor portugués Quirio Cataño, quien la entregaría un 4 de octubre de 1594 a cambio de cuatrocientos Reales de Plata.

UN PEREGRINAJE CON MÁS DE 400 AÑOS
Se dice que una comisión de habitantes de Esquipulas fue enviada al taller de Quirio Cataño en La Antigua Guatemala para recoger la imagen encargada. En el trayecto de vuelta, muchas personas quedaban maravilladas con la belleza de la imagen y les solicitaban que aunque fuera por una noche permanecieran como huéspedes para contar con la presencia del Crucifijo. Ese viaje de unos 5 meses fue el primero de muchas peregrinaciones que se han repetido año con año y que ahora se extienden por Centroamérica, México y más.

LA BASÍLICA DEL CRISTO NEGRO DE ESQUIPULAS – 250 ANIVERSARIO
La Imagen del Cristo Negro de Esquipulas ha sido un emigrante más, al igual que millones de guatemaltecos por el mundo.
En 1595, cuando la imagen llegó a Esquipulas fue colocada en una pequeña ermita. Pero el paso del tiempo y su creciente fama entre los creyentes hizo que su hogar fuera insuficiente para recibir a los visitantes. Por ello, en cuanto finalizó la construcción dela Iglesia Parroquial, la imagen fue trasladada por segunda vez hacia élla. Leer nota de Guatemala completa …