guatemala-esta-de-luto

Hoy 24 de marzo del 2009, ha sido un día más, plagado de violencia, terror e incertidumbre en Guatemala y especialmente en la Ciudad Capital. Con varios atentados hacia pilotos y pasajeros del servicio de transporte urbano dio inicio la jornada que traería luto y desesperación a gran parte de la sociedad y que finalizaría con un comunicado en cadena nacional por parte de Álvaro Colom.

Como es acostumbrado ya, su discurso estuvo plagado de discursos populistas que resaltan sus “logros” en materia de seguridad, culpan a gobiernos anteriores por la situación actual, acusan a grupos de poder que intentan sembrar inestabilidad y finalmente, sus palabras minimizan lo que sucede día a día en nuestras familias. Colom llegó incluso a simplificar lo sucedido el día de hoy prácticamente diciendo que no es para tanto… espero que no sean esas las palabras con las que dé el pésame a la familia del señor Fabián Pixtón de 85 años, que fue asesinado en la zona 2, cuando los sicarios pretendían matar a un piloto de un autobús urbano.

    ¿CORTINA DE HUMO O JUSTIFICACIÓN?
    Mientras la incertidumbre se apoderaba de la Ciudad de Guatemala, en el Congreso se apresuraban a aprobar 54 de 146 artículos que componen una serie de reformas a la Ley de Armas y Municiones.

    Por lo anterior, muchas personas han comenzado a especular sobre la verdad oculta tras los hechos que provocaron la psicosis colectiva vivida en la Ciudad de Guatemala. Algunos afirman que es solo una cortina de humo para distraer la atención de los guatemaltecos mientras en el Congreso se aprueban reformas a una controversial ley; otros aseguran que todo esto busca “demostrar” la necesidad de dichas reformas.

Al final del día, lo único que podemos asegurar es que ha sido un día particularmente violento, triste y funesto para el pueblo de Guatemala. Sabemos también, que la esperada (por algunos pocos ingenuos y esperanzados… como yo) aparición televisiva del Presidente de Guatemala, Álvaro Colom, demostró que el Presidente no sabe gesticular ni leer correctamente los comunicados que luego se transmitirán en Cadena Nacional… ¿Cómo esperamos entonces que de su boca salgan palabras esperanzadoras y que de su Gabinete de Gobierno emerja un plan que alivie el dolor y el miedo de la población?

Guatemala continúa de luto.