rodrigo-rosenberg-guatemala

Dos días antes de la acostumbrada presentación anual de resultados del Presidente de Guatemala ante el Congreo, se comunica el resultado de las investigaciones de la CICIG al respecto del asesinato del Lic. Rodrigo Rosenberg. Todo sucede en un momento en el que el Presidente Colom califica su Gobierno, a dos años de haber comenzado, con un 8/10.

Las reacciones varían desde la decepción, pasando por la incredulidad y por supuesto, la hipocresía de quienes han corrido a adular a Colom asegurando que nunca creyeron las acusaciones. También existen aquéllos que se mofan de los que integraron el denominado “tsunami blanco”, apoyando a Colom en sus declaraciones sobre lo “desquiciado” que estaba Rosenberg para planificar su asesinato.

LAS PRUEBAS DE LA CICIG

  • Según Carlos Castresana, director de la CICIG (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala) el asesinato fue planificado en 20 días.
  • Rosenberg contactó a amigos y familiares asegurándoles que era extorsionado.
  • El hoy occiso solicitó a primos de su primera esposa que contrataran sicarios para asesinar al supuesto extorsionista.
  • La CICIG asegura que existen pruebas científicas que asegurarían que Rosenberg pidió a su piloto que comprara dos teléfonos celulares. Uno de los teléfonos sirvió para que Rosenberg simulara las amenazas de extorsión.
  • El otro teléfono celular fue utilizado para que los sicarios recibieran indicaciones de Rosenberg sobre quién era la víctima y cuál era su ubicación, sin que los sicarios supieran que la víctima era el mismo Rosenberg.
  • Castresana, sin embargo, aseguró que Rosenberg era una persona honorable y que fueron diversas circunstancias fuertes las que lo motivaron a actuar. Concretamente se refirió a la muerte reciente de la madre de Rosenberg, así como el asesinato de Marjorie Musa, con quien sostenía una relación sentimental.

LA NOTICIA EN LOS MEDIOS
Hoy puede leerse la columna editorial de Oscar Clemente Marroquín, director del vespertino La Hora, quien asegura con total certeza, según la información que tiene del caso, que los hechos sucedieron tal y como lo afirmó Carlos Castresana. Según Marroquín, Rosenberg se inmoló porque creía firmemente que esta sería la única forma de forzar una seria investigación por el asesinato de los señores Khalil y Marjorie Musa.

REFLEXIONEMOS GUATEMALTECOS
Fuera de estos hechos, me gustaría incentivarlos a pensar en los siguientes datos irrefutables:

  • Guatemala ostenta el título de ser uno de los países con más muertes violentas en todo el mundo (90 por cada 100 mil habitantes).
  • El temor, la paranoia y la psicosis ha inundado muchos sectores de la población debido a la violencia incontenible.
    Los índices de corrupción (privada y pública) han alcanzado niveles exorbitantes que han causado que el Estado esté casi quebrado.
  • El sistema de justicia es inoperante, ineficiente y sus resultados son prácticamente inexistentes (menos del 2% de los casos investigados por el Ministerio Público, reciben algún tipo de solución).

Además, la realidad es que Castresana y Rosenberg coinciden con muchos otros guatemaltecos:

    GUATEMALA ESTÁ HERIDA DE MUERTE Y NECESITA UN CAMBIO QUE SÓLO VENDRÁ DE LA SOCIEDAD.