De Jalpatagua más para allá,
de Valle Nuevo más para acá.
A las orillas del Pululá,
está la Cueva de Andá Mirá.

Agua azufrada se encuentra allá,
en esa Cueva de Andá Mirá,
está situada, lo dije ya,
en las orillas del Pululá.

En las orillas del Pululá,
está la Cueva de Andá Mirá.

Autor: Rolando Sanchinelli

La Cueva de Andá Mirá se ubica en Jalpatagua, Jutiapa, en el oriente de Guatemala.

Jalpatagua, que significa "Río Ancho", es el hogar de la Cueva de Andá Mirá, como bien dice el poeta, "en las orillas del Pululá", en Jutiapa.

Ubicada a 12 kilómetros de Jalpatagua, la Cueva de Andá Mirá destaca como una maravilla natural de Guatemala por ver en su interior el nacimiento de aguas azufradas que actualmente alimentan 3 piscinas de aguas termales construidas en 1960 por orden del Presidente Ydígoras Fuentes.

El agua que nace en la cueva continúa su camino y desemboca hacia el Río Pululá en una hermosa cascada. Miles de locales y foráneos disfrutan de este Spa natural en Guatemala que muestra otra faceta totalmente distinta a la normalmente conocida del oriente de Guatemala, específicamente al hablar de Jutiapa.

 

LA LEYENDA QUE DA NOMBRE A LA CUEVA DE ANDÁ MIRÁ

Cuentan los ancianos que un noble varón se regocijaba bañándose en las aguas termales y azufradas de la cueva. En una de sus visitas divisó a una dama de belleza sin igual que opacaba hasta el sol con su brillo y con atavíos de princesa. La princesa coqueteaba con él desde la lejanía.

El varón comenzó a relatar su encuentro presumiendo sobre cómo coqueteaba con él la hermosa dama. Como muy pocos creían su relato él les decía: "Es ahí en la cueva, si no me creés, andá mirá".