En 1879, el Presidente Justo Rufino Barrios, por intermedio de la Sociedad Literaria “El Porvenir”, convocó a un concurso para elegir el Himno Nacional, que debería entonarse con motivo de la promulgación de una constitución. Debido al poco tiempo que se dio para presentar los trabajos, únicamente 15 días, ninguna obra mereció ser escogida para la letra del Himno Nacional de Guatemala, siendo premiados por su valor literario los siguientes poemas: “Himno a la Patria” de Juan Fermín Aycinema; “A Guatemala”, de Miguel A. Saborio y “A la Patria”, de Miguel A. Urrutia.

En 1887, el secretario de la Jefatura Política Departamental de Guatemala, Ramón P. Molina, compuso unas estrofas (Himno Popular) dedicadas a la patria, las cuales regularmente eran declamadas en actos cívicos. Posteriormente se organizó un concurso entre músicos Guatemaltecos para componer la música que acompañaría la letra del Sr. Molina, y un jurado nombrado para el efecto otorgó el primer puesto a la música compuesta por el compositor de San Juan Comalapa, Chimaltenango, Rafael Álvarez Ovalle, cuya composición se cantó por el pueblo durante 10 años sin ser adoptada oficialmente como Himno Nacional de Guatemala. Leer nota de Guatemala completa …